Saltar al contenido

Mejores barbacoas de leña

Las barbacoas de leña son el complemento perfecto para el verano, cuando salen los rayos de sol siempre nos apetece pasar un día al aire libre y disfrutar de una comida rica preparada de una forma diferente.

Cuando nos decidimos a comprar esta herramienta nos planteamos elegir una que se adapte a nuestras necesidades, que varían en función del espacio que tengamos y el tipo de cocinado que queramos hacer. Al decidirnos entre los diferentes tipos de barbacoas de carbón y leña, debemos tener muy claros todos estos factores.

En este artículo te vamos a contar los diferentes tipos de barbacoa que existen así como la mejor manera de sacarle provecho.

Tipos de barbacoas de carbón y leña

Podríamos extendernos ampliamente, dado que las hay para todos los gustos y necesidades, pero te vamos a contar cuales son los más comunes.

Barbacoa de obra

Este tipo se suele construir a base de ladrillos, como su propio nombre indica se encontrará fijo en una zona de tu jardín. Es una buena opción si cuentas con un espacio amplio donde colocarla.

Por supuesto vas a poder adaptarla a tus gustos de cocinado y al número de personas que suelen reunirse para tus reuniones. Es una barbacoa que diseñas totalmente a tu gusto.

Barbacoas portátiles de leña de gran tamaño

Estas son quizá las más comunes, el material principal del que suelen estar hechas es de acero y tienes infinitos modelos y opciones a elegir.

Si hablamos del tamaño vas a poder encontrarlas con capacidad para diez comensales, que sería el tamaño medio, si te interesa tener más espacio para hacer tus comidas las podrás encontrar para veinte personas o más.

En cuanto a la forma puedes escoger desde la más básica con un espacio para la leña y la parrilla en la parte superior, hasta una un poco más original como la barbacoa con tapa de leña.

Esta última incluye las características para jugar con otro tipo de cocción como el ahumado.

Barbacoas le leña portátiles pequeñas

Esta clase de barbacoa es ideal cuando se junta poca gente, el modelo más básico suele estar formado por un trípode, una zona para las brasas y la parrilla. Aunque por supuesto las hay más completas, que incluyen tapas o zonas para dejar los productos antes de meterlos a la parrilla.

Barbacoas de sobremesa de leña

Como su propio nombre indica, este modelo está pensado para ponerse sobre la mesa. De esta manera vas a conseguir que todos tus comensales participen en el cocinado.

Es una opción muy amena y divertida para grupos pequeños, ya que cada uno le podrá dar a la carne o al producto que decidas cocinar el punto que más le guste.

Eso sí, tienes que tener cuidado ya que generalmente la parte exterior se suele calentar mucho.

Barbacoa de hierro para leña

A diferencia del resto, su material principal es el hierro fundido. Puedes encontrarlas en todas las formas que hemos nombrado anteriormente, pero su peculiaridad reside en el hierro fundido. Para algunos de los amantes de las bbq el sabor que se obtiene en este tipo es totalmente diferente.

¿Cuál es el mejor modelo?

No hay una respuesta clara para esta pregunta, sin duda debes tener claras unas características básicas para partir de ellas a la hora de elegir la tuya. Cada una aporta unas ventajas que tendrás que valorar para elegir el producto que cumpla mejor los requisitos.

Piensa en el espacio que tienes, cuántos amigos o familiares se van a reunir a su alrededor de tu mesa, el gasto que quieras hacer y la movilidad que quieres para tu barbacoa.

El combustible perfecto para tu barbacoa

La mejor leña para la barbacoa debe cumplir siempre una serie de requisitos básicos, que esté bien seca, que el corte del tronco sea adecuado para el espacio que tienes y que sea un tipo de madera blanda si quieres conseguir brasas en poco tiempo.

Una de las cosas que más nos preocupa es escoger la mejor medera para barbacoas, en España cuentas con una gran variedad, que va desde los árboles que crecen en las montañas hasta los frutales.

Lo primero que tienes que hacer es elegir entre las maderas duras y las blandas.

La leña del tipo dura se obtiene de árboles muy resistentes, como por ejemplo el roble o el olivo. Tardan mucho en quemar y permiten obtener una brasa muy viva y duradera. Es ideal para los productos que necesiten una larga cocción encima de la parrilla.

Por otro lado tenemos las leñas blandas, estas provienen principalmente de los árboles frutales. Tardan muy poco tiempo en arder y se consigue una ascua muy viva pero que se consume más rápido. Su gran ventaja es que aportan un aroma frutal a la comida, y son ideales para los alimentos que requieren una cocción fuerte y rápida.

También existe otro tipo de leña que no está clasificada, es la proveniente de los arbustos como por ejemplo las ramas de la vid conocidas como los sarmientos, comprar sarmiento para la barbacoa es una gran opción cuando necesitas mantener un control del fuego, ya que arde rápido pero sin demasiada potencia.

Después de analizar los pros y contras de algunas leñas puedes deducir que cada una está pensada para un tipo de cocinado, pero dentro de ello siempre puedes escoger matices.

 Leña de encina: se trata de una de las más comunes. Es una de las que tiene mayor poder calorífico y es ideal para asados de cordero y cochinillo, ya que emite aromas muy ligados a la bellota.

– Leña de roble: es la más clásica para el cocinado de carnes, dado que potencia sus aromas y sabores. Eso sí, debe llevar dos años cortada y al aire libre para que pierda los taninos.

 Leña de olivo: al proceder del árbol que da la aceituna, aporta unos toques de acidez y amargor que nos pueden recordar al aceite de oliva.

 Leña de pino: quizá es el tipo menos recomendable, ya que proceden de un árbol muy resinoso. Debido a esto, se trata de una madera que desprende mucho calor pero se consume muy rápido y es un tipo de leña que deja bastante sucio el sitio donde se quema.

 Leña de fresno: si eres un principiante de las barbacoas esta es tu leña. Se prende con mucha facilidad, tiene bastante potencia de calor y apenas aporta aromas, por lo que es muy fácil de controlar. Es muy importante que esté bien seca.

– Leña de árboles frutales: es una gran elección si lo que quieres es mantener un fuego estable. Dentro de ellas cabe destacar la del naranjo, muy utilizada en Valencia para cocinar sus famosas paellas por los toques cítricos que aporta a las mismas, conseguirás un sabor increíble en este plato tan típico.

 Leñas para ahumar: si tenemos una barbacoa con la que se pueda ahumar es importante usar una buena leña que trasmita mucho sabor con su humo. El roble o el manzano son muy buenas opciones. Asegúrate de encender un fuego de la manera más natural posible y usa esta leña en astillas para que arda mucho mejor.

 El carbón vegetal: no puedes olvidarte de este clásico. Proviene de la carbonización de la madera y es una muy buena opción para obtener una brasa muy rápida y con una duración bastante aceptable.

 Leña biocombustible: también conocida como briquetas. Son bloques compactos hechos a base de restos de maderas y materia residual como cascaras de arroz, coco, algodón o carbón. Están pensadas para dar calor, por lo que comprar briquetas es una buena opción para estufas o chimeneas interiores.

Ya ves que jugar con los diferentes tipos de leña le aportará unos matices y unos aromas muy característicos a tus platos, atrévete a experimentar. Podrás encontrar todos estos tipos de maderas en las diferentes tiendas para comprar leña online.

Como encender una barbacoa de leña

A la hora de encender una barbacoa tenemos que tener claro que lo primero es la seguridad. Para ello es muy importante que la barbacoa esté perfectamente estabilizada, sobre todo si se trata de una barbacoa pequeña de leña.

Hemos visto que hay algunos modelos portátiles, si tienes uno de estos debes asegurarte de que está bien fijada al suelo donde la vas a encender. Asegúrate que alrededor de la misma no hay nada que pueda ser inflamable, situarla sobre hormigón o cemento es siempre la mejor opción.

Si has decidido hacerla en el jardín, tienes que clavarla con fuerza en el suelo y ver que está recta. Como otra medida de seguridad has de tener siempre a mano una manguera o un caldero con agua, esperemos que no lo necesites, pero mejor prevenir que curar.

Cuando llega el momento de encender el fuego, tienes que tener siempre a mano un mechero o cerillas, papel de periódico, ramas muy finas y hojarasca seca y los troncos de leña que vayas a usar.

No te preocupes por el papel de periódico, hoy en día todos se imprimen con tinta ecológica, lo que significa que su humo no es tóxico.

El proceso es el siguiente: prepara unas bolas con el papel de periódico que no estén muy apretadas, colócalas en el centro de la barbacoa si es posible con alguna piña seca a lado, sobre ello coloca varias de hojas de papel un poco arrugadas de manera que las tapen, con esto crearás una base sólida sobre la que colocar las ramas y las hojas secas.

Es importante que estas pequeñas astillas estén muy secas y tengas una cantidad considerable. Lo siguiente que tienes que hacer es usar los troncos pequeños colocándolos alrededor formando una especie de pirámide y después apilar alguno de los más grandes.

Por último coge otra hoja de papel y arrúgala creando una especie de palo, préndela en uno de sus lados y utilízala como improvisada cerilla para encender el resto del papel de periódico.

A partir de aquí deja que el fuego siga su proceso natural hasta que tengas una buena llama, si por el medio es necesario añade un poco más de hojarasca y ramas pequeñas.

El cocinado en las barbacoas de leña

En función del modelo que tengas existen tres opciones para cocinar.

A la brasa

Es la forma más clásica, haz una buena hoguera con una madera que aguante bien la brasa. Cuando tengas una capa con un color blanco pero incandescente es el momento de poner en marcha el cocinado.

Te recomendamos que para las cocciones que requieran poco tiempo uses la prueba de los cinco segundos, es decir, coloca la mano a la altura de la parrilla y comprueba si eres capaz de aguantar cinco segundos. Ya tienes la temperatura ideal si los aguantas, si no deja que las brasas se enfríen un poco más.

Si por el contrario vas a cocinar piezas que requieran una cocción más larga, usa la misma prueba pero con siete segundos.

Para este tipo de cocinado van muy bien los pescados y las carnes de corte fino. Las costillas son un clásico que pocas veces falla.

A fuego vivo

Es un tipo de cocinado que requiere un poco más de experiencia, generalmente solo se puede llevar a cabo en barbacoas de obra.

Se suele usar madera de Ã¡rboles frutales porque estos permiten controlar muy bien el fuego y es un tipo de cocinado que se usa principalmente para elaboraciones que no van directamente sobre la parrilla.

Ten en cuenta que debes usar el menaje adecuado, así podrás realizar una buena paella y cerrar tu comida con un café hecho en la misma barbacoa.

Ahumado

Esta forma de cocinar está llegando recientemente a nuestro país, aunque ya es todo un clásico en Estados Unidos.

Para hacer un buen ahumado es importante contar con una barbacoa que tenga dos espacios conectados, uno en el que poner el producto y otro en el que colocar la madera que va a dar el humo.

Este cocinado es ideal para piezas grandes de carne e incluso para verduras. Tienes que cerrar la tapa de la zona donde estén los alimentos y dejar que el humo haga su trabajo.

Conseguirás unos sabores intensos y una gran jugosidad en todos los elementos. No dudes en probarla, alimentos como el pollo con esta cocción tendrán un sabor inmejorable.

Un consejo que te podemos dar es que mojes las astillas en un poco de agua antes de meterlas a ahumar, con esto vas a conseguir que se potencia el sabor y el aroma que va a aportar la madera.

Accesorios para tu barbacoa

Una vez que ya te has decidido a comprar tu barbacoa, es importante pensar en lo que necesitas para estar equipado como un gran chef.

Lo primero imprescindible es tu delantal, ningún maestro de la parrilla que se precie puede estar sin él. También deberás hacerte con un buen kit de utensilios, entre los que es importante tener: unas pinzas, un tenedor de trinchar, una espátula y un cepillo que te ayude a limpiar la barbacoa.

También puedes contar con un encendedor, este elemento te va a resultar muy útil si quieres mantener fuegos prolongados. Se trata de un cilindro metálico con agujeros que se rellena de carbón o leña para conseguir un encendido mucho más rápido. Acompáñalo de unos buenos guantes para manipularlo.

Decídete a comprar una barbacoa, no te arrepentirás

Como has visto existen muchos modelos y diferentes formas de utilizarlos. No se trata solo de echar un poco de carbón y poner la comida encima.

El mundo de la barbacoa es mucho más que eso, requiere saber cuál es el mejor tipo de leña, las cocciones de los alimentos y sobre todo se trata de que disfrutes cocinando al aire libre.

Así que a la hora de escoger tu barbacoa piensa bien donde la vas a colocar, de cuanto espacio dispones y cuantas personas te van a acompañar en tus reuniones.

Una vez que hayas decidido el tamaño, piensa en los tipos de cocinado que vas a hacer en ella. Si solo te interesa cocinar a la brasa tienes muchos modelos, si por el contrario también quieres ahumar asegúrate de escoger uno con tapa que te ofrezca esta opción y a ser posible con dos zonas de combustión.

Por último no te olvides de los extras que necesitas, como la leña, el carbón o los accesorios. Así cuando tengas todo ya podrás empezar a disfrutar de tu nueva barbacoa.

Si buscas barbacoas de leña no te lo pienses más y adquiere una. Podrás disfrutar de la libertad de cocinar con fuego reunido con tus amigos o familiares. Es una opción genial en verano y para cualquier día bueno que venga en otra estación. No dudes que este cocinado te va a gustar tanto que no querrás dejar de hacerlo. No tengas miedo en probar cosas nuevas, a la brasa todos los alimentos quedan bien. Así que ya sabes, escoge tu modelo, busca la mejor oferta de 2018 y seguro que puedes encontrarlas baratas, no te arrepentirás.