Saltar al contenido

Barbacoas con sabor a mar: cocinar pescado en una barbacoa

Cuando oyes la palabra barbacoa seguro que tu mente se va directamente a imaginar multitud de carnes diferentes encima de una parrilla, pero hoy te proponemos algo diferente, un poco más atrevido pero con un resultado sorprendente y muy sabroso: cocinar pescado en una barbacoa.

Del mar a la barbacoa

El mar es una fuente inagotable de estupendos productos para la cocina, y eso tienes que aprovecharlo. Estamos seguros de que te encantan el pescado y el marisco y, en más de una ocasión, lo habrás consumido y/o cocinado, pero hoy toca barbacoa, así que haremos un pequeño listado con platos exquisitos que vienen del mar.

Los pescados ideales para la brasa

– La sardina. Es el pescado ideal para la barbacoa. Su precio es bajo, a pocas personas no les gustan y son muy sabrosas. Las puedes hacer colocándolas directamente en la parrilla o al más puro estilo malagueño: ensartándolas en espetos. Recuerda que no debes cocinarlas mucho, el pescado se cocina muy pronto y es preferible que estén bien jugosas.

– El salmón. Es otra magnífica opción con la que acertarás de pleno. Lo puedes cocinar directamente en la parrilla o cortarlo en dados para hacerlos en una brocheta.

– Otros pescados que van maravillosamente para cocinarlos en barbacoa son los salmonetes, las caballas, los rodaballos, las doradas, las lubinas o los pargos. Todos estos pescados quedan jugosos y con la piel crujiente al ser cocinados a la brasa.

Si no quieres hacerlo tú mismo, pídele al pescadero que te los limpie bien por dentro, y ya en casa puedes elegir un buen relleno o un buen untado antes de ponerlos a la parrilla.

El marisco también es perfecto

– Gambas y langostinos. En cualquier parte, siempre son las estrellas del menú. Además, son muy sencillas de cocinar, basta con colocarlas en la parrilla en fila y sin pelar, añadirles sal gorda, aceite y limón, y dejar que se hagan en un par de minutos. Otras opciones son hacerlas en brochetas.

– Almejas, vieiras, ostras, mejillones y caracolas también se pueden hacer a la brasa y quedarán para chuparse los dedos. Tan solo tendrás que conseguir una rejilla más fina para que no se caigan, recurrir al papel aluminio o tener una parrilla especial para estos productos.

El marisco cocinado en la brasa adquiere un sabor y un aroma muy especial, debido a la temperatura y al humo y, sin duda, notarás la diferencia a cuando los comes cocidos.

Otros productos del mar

No te olvides de otros productos del mar que están riquísimos y que también son perfectos para cocinarlos en la barbacoa. Hablamos del pulpo, de la sepia, los calamares y los chipirones que, cocinados directamente en la parrilla o en brochetas, son una auténtica delicatessen para el paladar.

Los utensilios

Para una barbacoa de pescado te servirán generalmente los mismos utensilios que para una de carne, aunque, eso sí, te recomendamos tener una parrilla doble para dar la vuelta al pescado de forma más segura. Recuerda que el pescado es más delicado y no querrás que se desmigaje a las primeras de cambio.

En el mercado hay parrillas especiales para sardinas y otros pescados que traen la forma del mismo para que puedas cocinarlos de forma más sencilla. No olvides, en todo caso, que deberás colocarlos a la altura idónea, y nunca demasiado cerca de las brasas.

La preparación

Es hora de dejar preparado todo lo que te vas a comer en la barbacoa y lo primero es comenzar por limpiar el pescado en caso de que no lo haya hecho tu pescadero. Los pescados que no vayas a marinar, es conveniente que los dejes con las escamas.

– Marinar el pescado.

No es una norma marinar el pescado, pero, si lo haces, a buen seguro que su sabor aumentará. Te recomendamos hacerlo con pescados como el pez espada o el atún, ya que, así, evitaremos que su carne se seque demasiado durante la cocción.

Si el pescado lo vas a cocinar entero, lo ideal es untarlos justo antes de cocinarlos y, si ya vienen hechos filetes, puedes dejarlos en remojo con el marinado.

Un buen marinado se prepara con aceite de oliva, limón, sal y las hierbas aromáticas que prefieras, como el tomillo, el cilantro, el orégano o el eneldo.

– La mostaza.

Es otra forma de potenciar el sabor del pescado. Basta con untarlo de mostaza antes de colocarlo en la parrilla. Va perfecta con el bacalao.

La cocción

Llegó la hora de la verdad, ahora toca cocinar el pescado en la parrilla. Aquí te dejamos unos cuantos consejos para que todo salga a pedir de boca:

1. Si no tienes tiempo de marinar, unta el pescado con aceite para que no se quede pegado en la parrilla.

2. La parrilla debe estar bien caliente y a los pescados grandes deberás hacerles unos cortes para que se cocinen igual por todas partes.

3. La sal se echa al final de la cocción y, si optaste por el marinado, no olvides ir regando de vez en cuando el pescado para que no se seque demasiado.

4. Nunca te pases de cocción o perderá casi todo su sabor.

5. Si el pescado no es muy grande, con seis o siete minutos será suficiente. Si son grandes, que sean once o doce.

Hora de servir y comer

Una vez cocinado el pescado, una idea genial es usar platos calientes para ir poniéndolos conforme los vas sacando para mantener el calor.

Si quieres darles un toque especial, añade al pescado un poco de mantequilla con un poco de limón y perejil, y acompaña con alguna salsa si quieres, aunque lo mejor será pasar de salsas y acompañantes y disfrutar del sabor auténtico del mismo pescado.

Y, finalmente, ya solo resta animarte a que elijas el día, elijas a conciencia los pescados y mariscos que prefieras para tu menú, te rodees de la gente que aprecias, con buenas bebidas y algunos postres, y te dispongas a disfrutar del auténtico placer de cocinar pescado en una barbacoa.