Saltar al contenido

Barbacoa vegetariana, recetas útiles y beneficios para la salud

A la hora de preparar una barbacoa, todos pensamos en una parrilla llena de carne jugosa y apetecible. Sin embargo, esta opción no es la más recomendable para tu salud. Una barbacoa vegetariana sería magnífica no solo para probar nuevas recetas, también para poner a punto tu organismo con una dosis de vitaminas y minerales.

Barbacoa vegana

​No has de olvidar nunca que hay que consumir 5 piezas de fruta y verdura al día. Aunque pienses que la comida vegetariana puede ser aburrida o sosa, no es cierto. Para demostrártelo te ofrecemos las siguientes recetas de humburguesas vegetarianas y de pinchos vegeterianos.

Como hacer una hamburguesa vegetariana

Ingredientes

– 400 gramos de lentejas

– 2 tomates

– 3 hojas de lechuga

– 6 lonchas de queso

– 1 calabacín, 1 pimiento rojo, 2 zanahorias grandes.

– Pan integral para las hamburguesas.

Preparación

Debes coger la verdura y las lentejas (previamente cocidas) para pasarlas por la batidora hasta que obtengas como resultado una pasta. A esta mezcla le puedes añadir sal, pimienta negra, chile y todo tipo de especias. Déjala reposar durante 25 minutos. Cuando haya cogido cuerpo, dale forma con las manos y pasa cada hamburguesa por la parrilla como sueles hacer. Acompañadas de ketchup, mostaza y tabasco son una delicia.

Pinchos vegetarianos

Ingredientes

– Verdura al gusto. Se te aconseja que escojas aquellas que tienen una textura más adecuada para soportar su paso por las brasas. Tomate, calabacín, cebolla y pimiento no han de faltar.

– Especias

Preparación

Corta la verdura que hayas escogido en dados grandes ya que has de ensartarlos con el pincho posteriormente. Es conveniente ir preparando los pinchos al mismo tiempo. Es decir, si la primera verdura que vas a colocar es el tomate, pues hacer lo mismo en todos los demás. Así obtendrás un resultado más equilibrado y bonito.

Si te apetece puedes preparar una salsa chimichurri o una vinagreta con orégano y tomillo para ir bañando la brocheta durante su preparación.

Otras propuestas para tu barbacoa vegetal

Apostaremos siempre por hortalizas y verduras que no pierdan su textura con facilidad. La clásica parrillada es una solución más que socorrida. Calabacín, berenjena cortada muy fina y pimiento no han de faltar. Cuando la verdura pierda su rigidez natural estará lista para comer.

Unos champiñones rellenos de queso o de pisto también pueden darte un gran resultado. Has de limpiarlos muy bien con un cepillo debajo del grifo. Ponles el relleno y a la brasa.

Gracias a tu barbacoa vegetariana deberás amoldarte a otras formas de cocinar a las que quizá no estés tan acostumbrado. El papillote– envolver el ingrediente principal y su guarnición en papel de aluminio y colocarlo sobre las brasas- es imprescindible. Un trozo de queso feta con una cucharada de aceite de oliva y especias al gusto, sin que falten nunca otras verduras como base, es una opción deliciosa.

Has de recordar que tu barbacoa actuará casi como un horno por lo que la preparación de pequeñas pizzas, con base de harina o de berenjena cortada algo más gruesa, es una receta tan sencilla como efectiva.

El mundo de las ensaladas tibias no es demasiado conocido, pero ofrece sensaciones fuertes a los comensales. Pasar las verduras por las brasas y luego preparar una ensalada provocará que, al recibir el aliño correspondiente, los sabores de cada ingrediente se vean realzados de manera positiva.

Las brochetas de frutas se deberían convertir en el postre perfecto para las recetas anteriores. Se preparan como las de verduras por lo que has de apostar por el melocotón, la piña y frutas más consistentes. Puedes preparar chocolate fundido o un almíbar rebajado como guarnición.

Las variantes son múltiples, por lo que tus ganas de innovar siempre serán bienvenidas. Intenta combinar sabores, texturas y colores para crear la mejor impresión posible en los que se sienten a tu mesa. A veces, la vista le gana la partida a los sentidos a la hora de comer.

Jugando al trampantojo

Tras haber leído la información anterior es más que probable que sigas pensando lo mismo que al principio. Tú estarías encantado de comer de forma más sana, pero tus amigos no tanto. Como solución, deberías intentar presentar un plato que parezca carne, pero sin serlo. Estos ingredientes pueden ayudarte:

– Tofu. Este preparado vegetal es proteína pura. Además, tiene una textura muy similar a la carne, por lo que podrás prepararlo como si se tratara del corte preferido de tus amigos o familiares. El sabor quizá les choque al principio, pero para algo se inventaron las especias y las salsas.

– Queso. Los medallones de queso a la brasa son complicados de camuflar, pero al menos no recibirás tantas quejas. No dudes en añadir verduras recias como el espárrago para completar mejor la oferta de sabores.

 Polenta. Se consigue mezclando harina de maíz y agua. Se deja enfriar y se obtiene un producto manejable con un sabor espectacular. De nuevo las especias y las salsas serán tus mejores aliados para lograr conquistar el paladar de tus invitados.

Acompañar estas recetas con gazpacho o salmorejo puede ser un gran acierto que terminará provocando que tu barbacoa sea todo un éxito.

Beneficios para la salud

Como te indicábamos al comienzo, una barbacoa vegana no es solo una apuesta por probar nuevos sabores, también es una forma de mejorar tu estado de salud y el de los que te acompañen. Entre los beneficios para tu organismo de este tipo de propuesta gastronómica hemos de destacar los siguientes:

– Ayuda a adelgazar. Tener tu peso ideal te permitirá tener más agilidad y soltura a la hora de afrontar tu rutina diaria. Además, la dosis de vitaminas- especialmente la B12-, minerales y nutrientes esenciales es básica para reponer la energía perdida y para prevenir que contraigas enfermedades comunes.

– Regula el nivel de la glucosa en sangre. Los diabéticos pueden así comer tranquilamente y no estar pesando o controlando la cantidad de carne que van a degustar.

 Refuerza tus defensas. Las propiedades antioxidantes de las verduras las convierte en anticancerígenas.

– No sobrecarga de trabajo a tu aparato digestivo. La clásica barbacoa grasienta provoca que tu organismo gaste más enzimas digestivas de las necesarias. Teniendo en cuenta que tenemos un número limitado de las mismas, el resto es fácil de deducir. Además, tampoco castigarás tu colon en demasía al ser la digestión de las verduras y frutas mucho más sencilla.

– Baja el nivel de colesterol. Tomando carnes a la brasa y embutidos varios ya sabes lo que sucede. Comiendo verduras no tendrás ese problema, y además lograrás que tu colesterol malo baje rápidamente.

– No ingerirás tóxicos. La carne y el pescado tiene dosis de elementos como el mercurio o químicos varios que no desaparecen tras ser cocinados. La verdura, bien lavada, no presenta esta problemática.

– Es antidepresiva. Aporta energía y concentración. Tu cuerpo necesita proteínas que se encuentran en los ingredientes arriba mencionados. Tu cerebro necesita minerales y vitaminas que no están ni en la carne, ni en el pescado. La puesta a punto de organismo tras una barbacoa de estas características es imprescindible para personas de cualquier edad.

– Ahorrarás dinero. Ve a tu supermercado habitual y comprueba el precio de las bandejas preparadas para hacer una barbacoa. Luego vete a la sección de las verduras y compara precios. Actúa en consecuencia.

– Tendrás una vida más saludable y lograrás vivir algunos años más. Es evidente que todos vamos a morir algún día, pero ¿tienes prisa por hacerlo? Seguro que no. Degustando verduras y frutas a la brasa conseguirás tener una calidad de vida a la altura de las circunstancias.

– Colaborarás con el medio ambiente. Los mataderos gastan una enorme cantidad de energía y contaminan más de lo que piensas. Además, no tendrás que hacer sufrir a un animal para que disfrutes.

¿Nos invitas a tu próxima barbacoa vegana?

Como habrás comprobado, tanto por los beneficios que aporta a la salud como por su variedad de sabores y texturas, esta opción no deberías desestimarla de cara a las noches de primavera y verano. Las recetas arriba descritas las puedes ir probando en casa hasta encontrar el punto exacto de sabor que deseas encontrar.

Lo mismo sucede con las brochetas. Una prueba de salsas y de ingredientes siempre es adecuada para evitar problemas de última hora. No te olvides de las sopas frías como acompañamiento y tampoco de añadir frutas más exóticas o verduras menos conocidas.

La combinación de sabores ha de ser la base sobre la que trabajes para ofrecer algo distinto, saludable y digno de paladear con tranquilidad. A buen seguro, conseguirás tu objetivo y lograrás que tus invitados se olviden de que no había carne en ninguno de los platos.

Tu barbacoa vegetariana puede convertirse en tu sello personal. Comienza a probar nuevas recetas y terminarás siendo un enamorado de un tipo de cocina tan denostado como poco conocido. Todo sea por tener una salud de hierro y por afrontar los años venideros con un seguro de vida extra que irás logrando al adquirir receta tras receta y hacer prueba tras prueba. Lo dicho, ¿estamos ya invitados a tu próxima barbacoa vegana?